martes, 4 de marzo de 2014

EL DOBLE RASERO DE LA DERECHA Y LA IZQUIERDA EN EL PERÚ


¿Tiene futuro la democracia en el Perú? Yo diría que su futuro es incierto. Mientras nuestra derecha e izquierda, respectivamente, sigan defendiendo cínicamente sus intereses, dejando de lado la tutela de principios y valores auténticamente democráticos, nuestro Estado Constitucional de Derecho siempre se verá amenazado, ya sea por diestros o zurdos. Total, ambos sectores han demostrado, que cuando se trata de defender a su autócrata ideológico no hay quien les gane.

El doble rasero de la derecha

Hace algunos días, la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP) expresó (el comunicado me produjo arcadas) su más enérgica condena por la situación que viene ocurriendo en Venezuela, con un Gobierno que atenta contra la vida de sus habitantes, la propiedad pública y privada, y las libertades de empresa, expresión e información.

En ese mismo pronunciamiento, la CONFIEP (mis arcadas eran cada vez mayores) le solicitan a nuestro Gobierno, al amparo de la Carta Democrática de la OEA, convocar de urgencia a los Jefes de Estado de los países democráticos de la región (habría que preguntarle a la CONFIEP a quiénes considera democráticos), para celebrar una reunión con el objetivo de restablecer en Venezuela el respeto por la vida e integridad de las personas, por las libertades civiles, por la libertad de expresión, por la libertad de empresa y de la propiedad privada.

Memorex para la derecha

Seguro algunos desmemoriados (o muy jóvenes), han celebrado con entusiasmo la forma cómo nuestros grandes empresarios han salido a defender la democracia en Venezuela. ¡Qué valiente es la CONFIEP! ¡Qué coraje el de nuestro empresariado! ¡La CONFIEP se la está jugando por la democracia latinoamericana! Habrán pensado los más ilusos.


A todos los que se han creído ese cuento, me permito hacerles algunas preguntas: ¿Cuál fue la posición de la CONFIEP frente al golpe del 5 de abril de 1992? ¿Qué dijo la CONFIEP luego de conocerse los atroces crímenes de Barrios Altos y La Cantuta? ¿Qué pronunciamiento emitió la CONFIEP cuando el Gobierno autoritario de Fujimori atentaba contra la institucionalidad de nuestro país? ¿Dijo algo la CONFIEP cuando los magistrados del Tribunal Constitucional fueron destituidos por el fujimorismo por oponerse a la tercera elección del autócrata?

Más preguntas para los demócratas de la CONFIEP

¿Se escandalizó la CONFIEP cuando el fujimorismo tomaba por asalto el Poder Judicial y el Ministerio Público? ¿Fueron tan enérgicos los de la CONFIEP cuando se supo que las Fuerzas Armadas y Policiales desviaban dinero para financiar la campaña reeleccionista de Fujimori en el año 2000? ¿La CONFIEP protestó cuando los opositores eran difamados vilmente por los “diarios chicha” cuyos titulares los dictaban Fujimori y Montesinos? ¿Se enfureció la CONFIEP cuando el Gobierno fujimorista compraba la línea editorial de los canales de televisión? ¿Se indignó la CONFIEP cuando el dinero de todos los peruanos era usado por el fujimorismo para comprar la conciencia de los congresistas tránsfugas? ¿Pidió la CONFIEP la intervención de la OEA en esos años?

Por supuesto que no señores. La CONFIEP, durante los años del Gobierno autoritario de Fujimori jamás dijo nada, calló en todos los idiomas, apoyó de manera directa, o a través de su silencio cómplice, todas y cada una de las arbitrariedades y crímenes que Fujimori cometía. En otras palabras, mientras la democracia en el Perú se caía a pedazos, los derechos fundamentales eran pisoteados impunemente, las instituciones eran capturadas por una sarta de mafiosos y el régimen se volvía cada vez más represivo, los chicos de la CONFIEP preferían silbar y  mirar a otro lado.

¿Por qué calló la CONFIEP frente al Gobierno autoritario de Fujimori? ¿Por qué no reclamó la CONFIEP y rechazó enérgicamente, como ahora lo hace con Maduro, el proceder gansteril de la pandilla que nos gobernó durante la década de los noventa? ¿Cuánto dinero le costó al Gobierno de Fujimori el silencio de la CONFIEP? Más allá de los verdes (que debieron contarse por montones) a mí no me sorprende la conducta cínica y achorada de nuestro empresariado, sobre todo la de los grandotes, esos que históricamente han ganado millones poniéndose de lado de los autócratas de nuestro país.


Entonces, ahora que no nos vengan a dar lecciones de ética y moral democrática, que no nos vengan a decir que sienten genuina indignación por lo que está ocurriendo en Venezuela, que no vengan a llamar y calificar de dictadura al Gobierno venezolano (cosa que es) cuando acá, hace tan sólo algunos años atrás, le vendieron su alma al líder de una mafia que se trajo abajo nuestro Estado de Derecho. En suma, que la CONFIEP no venga a pontificar sobre democracia y derechos humanos, cuando durante diez años fue la fiel y solícita amante de un autócrata tan o más infame que Chávez o Maduro.

El doble rasero de la izquierda

En la columna de la semana pasada, me permití criticar duramente a cierto sector de la izquierda nacional (quiero creer que ellos no representan a la mayoría). Pero ahora, luego de conocerse el pronunciamiento del Frente Amplio (confluencia de partidos, movimientos y agrupaciones de izquierda) creo que mis críticas se quedaron cortas. Me explico a continuación.

Memorex para la izquierda

Seguro algunos desmemoriados (ahora los zurdos) creen que la posición de esta izquierda (pro chavista y castrista) es coherente, y que lo que ocurre en Venezuela no es otra cosa que un desbarajuste ocasionado por los sectores de la ultra derecha financiados por los Estados Unidos. A estos hombres y mujeres, que se dicen llamar progresistas, les quiero hacer las siguientes preguntas: ¿Todo el que se opone al chavismo es un golpista de derecha? ¿La inflación y escasez por la que atraviesa Venezuela es responsabilidad de las fuerzas oscuras de la oligarquía llanera apoyadas por la CIA? ¿Todos los medios de comunicación (los que quedan) que denuncian los crímenes del chavismo trabajan a las órdenes del imperialismo? ¿Son golpistas los que se levantan contra un Gobierno autoritario y represivo? ¿Son golpistas los que se enfrentan a un Gobierno que persigue a los opositores y atenta contra la libertad de expresión?


Más preguntas para los progresistas del Frente Amplio

¿Son golpistas los que se rebelan contra un Gobierno que modificó la Constitución y la legislación electoral a su antojo para perpetuarse en el poder? ¿Son golpistas los que se oponen a la manera cómo el chavismo manipula a las instituciones públicas poniéndolas al servicio de sus oscuros intereses? ¿Son golpistas los que exigen que se respete su derecho a la protesta? ¿Son golpistas los que reclaman por la vida de quienes durante años vienen siendo hostigados y perseguidos por el chavismo? ¿Son golpistas los que están hartos de que las fuerzas militares y policiales venezolanas actúen como escuadrones de represión de los estudiantes que legítimamente se movilizan en defensa de sus derechos? ¿Son golpistas los que ya no quieren que su país gaste millones de dólares apoyando dictaduras como la cubana y otros gobiernos de dudosa reputación democrática?

Claro que no señores. Quienes sostienen esto están absolutamente equivocados, y no se dan cuenta que sus afirmaciones son peligrosas, sobre todo para la propia izquierda. Quienes pretenden (el Frente Amplio hace esto) deslegitimar cínicamente la protesta de la oposición en Venezuela, tildándola de golpista y pro yanqui, no hacen sino buscar la legitimación de la represión y la violencia criminal del chavismo.

En el Frente Amplio se olvidan que la criminalización de la protesta ha sido siempre una táctica usada por la derecha, por las fuerzas conservadoras y anti populares de la sociedad. Ellos olvidan que cuando la protesta deja de ser un derecho de las mayorías, los primeros caídos son siempre los más pobres e indefensos de la patria. Por eso los progresistas (verdaderos) y liberales debemos siempre defender el derecho a levantar la voz, a decir basta, independientemente de la ideología del dictador a quien se repudia públicamente por sus crímenes y atrocidades. Nuestros izquierdistas deben ser los primeros en defender el derecho que tiene el pueblo a tomar la calle. Así como lo hacen en Conga, Espinar, Tambo Grande, y en otros lugares de nuestro país. Decir lo contrario ahora, es cinismo puro. O para ser más preciso: ceguera ideológica absoluta.



Defensores de gobiernos autoritarios

Eso son nuestros derechistas e izquierdistas. En eso se han convertido. A eso se dedican. Mientras el autócrata que los gobierna no sea uno de los suyos, entonces el pueblo tiene el derecho a movilizarse y defender sus derechos. Cuando el líder autoritario goza de su simpatía, entonces la protesta debe ser criminalizada y todos los opositores deben ser acusados de golpistas.


¿Qué futuro le espera a la democracia en nuestro país? Fue la pregunta con la que inicié esta columna. El futuro no es otro que la repetición de nuestro presente, mientras los demócratas (diestros y zurdos) no seamos mayoría en el Perú, nuestra democracia se seguirá jugando la cabeza en cada proceso electoral. Porque ya sabemos, derechistas e izquierdistas, brutos y achorados, tenemos por montones. Ellos saldrán y defenderán a su dictadorzuelo siempre que este les ofrezca defender sus intereses de grupo. Estamos todos avisados.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal