lunes, 9 de mayo de 2011

En manos de los indecisos: se desata la campaña de miedo





Se espera un final de fotografía. Si las elecciones fueran el día de mañana el pronóstico seria reservado. Tanto la encuestadora Datun como Ipsos apoyo arrojan un empate técnico entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori. En el primer caso la ventaja es a favor de Humala en el segundo es Keiko Fujimori quien ocupa el primer lugar. Pero sin lugar a dudas la cifra más importante está representada por ese 20% de electores que aun no define por quién va a votar en esta segunda vuelta. Es este el sector que ambos candidatos deberán disputar en estas últimas semanas de campaña. Al parecer así lo han entendido ambas agrupaciones y ahora el esfuerzo se centra básicamente en mostrarse ante la ciudadanía como el mal menor, porque seamos claros, ambos candidatos saben que el voto mayoritario que reciban en este segundo tramo no es ni por asomo un voto de confianza sino más bien uno de rechazo frente a la otra candidatura. Para algunos sectores es Ollanta Humala el mal menor, para otros es Keiko Fujimori quien genera menos temores.




Como bien señalan algunos analistas, en un escenario como el que ahora tenemos, marcado por la polarización ideológica y la presencia de dos candidatos considerados anti sistema, las campañas de terror y miedo a nivel de medios de comunicación, querámoslo o no, empiezan ha tomar un protagonismo bastante importante. De lo que se trata ahora, y así lo han entendido algunos medios, la mayoría diría yo, no es de resaltar las virtudes intelectuales, profesionales, académicas o políticas del candidato preferido, sino más bien de atacar vehementemente al contrario. Hemos ingresado a una etapa en la cual todo vale, difamar, injuriar o calumniar es parte del modus operandi de importantes sectores de poder en el país. Sectores, que gracias al poder económico con el que cuentan pueden comprar portadas, entrevistas, líneas editoriales, de medios de comunicación radial, prensa escrita o televisiva. Lo más curioso en todo caso es que ese poder económico ha sido y es capaz de convertir en una sarta de desmemoriados a muchos de los que ahora denominamos líderes de opinión y a los cuales les permitimos ingresar a nuestras casas por intermedio de la caja boba. Es tan grande el poder de este sector que debido a su influencia directa o indirecta sobre algún canal de televisión ha logrado borrar de la memoria de sus periodistas a 10 años de la vida política nacional.




Siendo ello así, no me cabe la menor duda que esta campaña de temor y de miedo coloca a Ollanta Humala en una posición de desventaja frente a Keiko Fujimori. Ollanta Humala sabe que no cuenta con el favor de los medios de comunicación, al menos no con el sector que cuenta con la mayor cantidad de canales de información. Ollanta Humala sabe que en ese terreno la contienda está perdida, por eso la necesidad de recorrer todo el país, y tener un contacto directo con la población. Sabe que la posición asumida por los grupos de poder mediático en contra de su candidatura es irreversible, y que aún cuando firme uno y mil compromisos o pida perdón por sus pecados o el de sus familiares, seguirá recibiendo los torpedos informativos que tratarán, aun no sabemos si con éxito o no, por todos los modos de dinamitar su candidatura. Terrorismo informativo le llaman algunos, eso que hizo Jaime Bayli en contra de la candidatura de Lourdes Flores, así fue llamado por este sector de poder, y que ahora es utilizado para favorecer la candidatura de Keiko Fujimori.




Por su parte, Keiko Fujimori debe sentirse un poco más tranquila, confiada diría yo, si bien es cierto esos mismos medios de comunicación no la colocan o tratan de mostrar como una candidata o política con talento y agudeza política, eso se entiende si tenemos en cuenta que hasta hace dos o tres meses, su candidatura era tildada por los medios que hoy en día la apoyan de improvisada, autoritaria y corrupta, es comprensible que hasta para este sector, que a lo largo de la historia nacional no se ha caracterizado particularmente por la defensa de valores o principios democráticos sino por la defensa pura y exclusiva de intereses económicos y particulares, le cueste y hasta le de pudor hacer una defensa explícita de la ex primera dama de Alberto Fujimori. En ese sentido, tanto Keiko como su grupo de campaña deben estar agradecidos con este sector por haberlos adoptado como hijos en principio no deseados pero como un mal menor que goza de su complacencia pues a diferencia del otro candidato, y al puro estilo del Gatopardo de Lampedusa, es capaz de usar la palabra cambio con el único propósito de al final del día y conquistada la victoria no cambiar absolutamente nada.




La carrera se pone cuesta arriba para Humala y su grupo, los asesores brasileños cuya campaña publicitaria le dieron tanto rédito en la primera vuelta deberán trabajar día y noche para hacer frente y entrar a jugar en una cancha en la cual el árbitro parece haberse vestido de naranja desde el minuto siguiente a la finalización del primer tiempo. Para usar una frase futbolera podríamos decir que en estos últimos minutos del partido los jugadores están con el cuchillo entre los dientes, dejan la piel en la cancha, y se esfuerzan por llegar al minuto 90 con un poco de aire y resto físico. El problema es que la cancha se encuentra inclinada, y que el árbitro, como tantas veces le ha pasado a nuestra selección, mete poco a poco a un equipo dentro de su área, cobrándole en contra faltas inexistentes o infracciones muy bien simuladas. Pero así es la política, y el fútbol, detrás de las grandes estrellas, de los protagonistas, se encuentran los intereses de los grupos empresariales, los negociados comerciales, las prebendas mercantilistas, con lo cual será el candidato que con mejor tino se acerque a estos grupos, prometiéndoles cuidar su posición y no meterse con su bolsillo el que logre consolidar una posición de ventaja en este arte de la demolición mediática.




Qué debe hacer Keiko en este tramo, qué estrategia deberá seguir, qué cambios o ajustes debe hacer a su campaña, yo creo que ninguna, la candidata de Fuerza 2011, no deberá de hacer nada extraordinario en estas últimas semanas, recorrer el país, lo hace cualquier otro candidato, sentar puentes de diálogo con personalidades convenientemente seleccionadas como Hernando de Soto no requiere de mayor astucia o destreza política, prometer no cometer los mismos delitos cometidos durante la década en la cual su movimiento político y su padre, el cabecilla de esta pandilla de ladrones que hizo y deshizo en el Perú a su gusto, será más que suficiente, sobre todo si como ya he señalado goza de la complacencia del sector mediático más importante del país.




Dicho de otro modo, de no mediar algún imponderable extraordinario, de no cometer un error terriblemente garrafal, la mesa, el banquete está servido con mantel naranja y cubiertos de plata para que el fujimorismo vuelva a engullir cuanto manjar se le coloque en frente. Habría que ser muy ingenua, muy torpe, muy incapaz Keiko Fujimori para perder una elección en la cual, y esto no lo imaginó ni siquiera su esposo en la más afiebrada de sus alucinaciones, todos, o casi todos los medios de comunicación se han puesto de su lado. Qué curioso es nuestro país me digo a mí mismo, Keiko Fujimori, quien apoyara con entusiasmo una tercera reelección de su padre, a sabiendas que esta era ilegal, quien además hasta el 2010, declaraba en un programa de televisión (si mal no recuerdo el programa de Jaime Bayli, hoy en día su defensor) que ella no estaba segura que su padre y Vladimiro Montesinos habrían cometido delitos, y que incluso se animaba a afirmar que el Grupo Colina responsable de las matanzas de Barrios Altos y Cantuta habían actuado por cuenta propia a espaldas de su padre y su asesor Montesinos, a pesar de los cerros de documentación y de pruebas que los incriminaban, la misma que sirvió para sentenciar a Alberto Fujimori a 25 años de prisión, es hoy en día, catapultada por esos mismos medios que criticaban al gobierno fujimorista, por considerarlo corrupto, dictatorial y fratricida, como la gran salvadora de la democracia peruana.




Lo que nos deja esta campaña es ese sin sabor, esa pesadez y esa tristeza de comprobar que en nuestro país todo hombre tiene un precio, todo se compra, todo se vende, todo se negocia, que los valores y los principios suman cero frente a los intereses económicos de ese sector que siempre, absolutamente siempre, ya sea de lado de militares, autócratas de derecha o izquierda, ha sabido sacar provecho a sus inversiones y apuestas por tal o cual candidato, sin importar si ese candidato, es o no un corrupto, un violador de derechos humanos, un mentiroso compulsivo o simplemente un felón. Preocupa, me preocupa sobre manera, que esa forma de entender la política, en la cual frases como roba pero hace obra, va calando con mayor intensidad en la población, sobre todo en los más jóvenes. Creo, que si no tomamos cartas en el asunto el destino del país está escrito, vamos camino a convertirnos en una sociedad absolutamente anómica en la cual el respeto por la legalidad no es más que un valor pasado de moda, en la cual la honestidad y transparencia en la vida diaria son conductas propias de tiempos pasados, tiempos en los cuales uno es esforzaba por cuidar el buen nombre y el prestigio moral y ético de uno mismo y el de su familia. Creo que estamos perdiendo la batalla contra la corrupción, somos bastante complacientes con el delito, somos bastante blandos a la hora de enjuiciar al criminal, somos una sociedad que al parecer ha perdido la capacidad de indignación. ¡Que dios nos ayude!

Etiquetas: , , , , , ,

2 comentarios:

A las 10 de mayo de 2011, 15:38 , Blogger Joaquín ha dicho...

Rafael, sobre la volubilidad de las preferencias de los medios, es preciso entender la real política como el ejercicio de relaciones de poder. Es la política que tenemos no solo en el Perú, sino en todo el mundo, al margen de si estas relaciones se establecen en estructuras de izquierda o derecha, por vías abierta o encubiertamente autoritarias.

Nos resulta desconocida una democracia real e incluyente, en la que se constaten hechos y se discutan únicamente ideas, soluciones. Tal vez haya experiencias en microcosmos familiares o empresariales, pero a escalas nacionales o internacionales, con alguna permanencia en el tiempo, hasta donde sé, ninguna.

Con esto, no pretendo dejar una sensación de necesaria resignación. Si somos en verdad libres, como dice nuestro himno nacional, deberíamos poder abolir cualquier inercia histórica. Solo intento poner las cosas en perspectiva.

En la misma línea, la libertad de expresión, ese valor sacrosanto para los medios de comunicación, sólo parece válido, en la práctica, para sus accionistas mayoritarios y directivos, en ese orden. Difícilmente se puede encontrar democracia hacia el interior de un medio de comunicación.

Volviendo a las elecciones en Perú, hay que entender entonces que los medios de comunicación responden a los intereses de jugadores políticos. Y como estos intereses, así también son cambiantes sus mensajes, según cambie el medio en el que se desenvuelven.

Como decía Groucho Marx: "Estos son mis principios. Pero si no le gustan, también tengo otros".

Con todo esto, me refiero al cinismo de nuestras formas de hacer política. El antídoto obvio es la educación de los pueblos. No la instrucción anómica e industrial, que intenta preparar a las masas para la obediencia, sino una educación para la libre exploración de las potencias de y por cada individuo.

La validez de los temores de la mayoría de los medios, y de cierta clase social ilustrada, sobre los cambios que podría representar un Humalismo para el futuro suyo y del Perú, es ya otro tema.

 
A las 16 de julio de 2011, 18:37 , Blogger RAFAEL ha dicho...

Gracias por su comentario, ahora puede seguir los articulos en otro portal de internet en el cual abordamos, junto a otras personas, temas de actualidad nacional e internacional, www.muladarnews.com ,,, con respecto al articulo, decirle que al final el pueblo eligio con dignidad, y evito que la mafia corrupta y asesina de los 90 vuelva al poder,a pesar de los temores fundados, que a todos, incluso a los que hemos votado por el en segunda vuelta, nos genera.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal