lunes, 5 de enero de 2009

La Franja de Gaza: un territorio violento


Hace 9 días Israel inició la operación llamada “Plomo Endurecido”, desatando la más violenta acción militar sobre territorios palestinos desde la lejana “Guerra de los Seis Días” de 1967, un conjunto de aviones de guerra, helicópteros de combate del ejército hebreo atacaron la Franja de Gaza controlada por el grupo islámico Hamas (Movimiento para la Resistencia Islámica), ocasionado hasta el momento más de 500 muertos y dos mil heridos.

Por su parte, las milicias palestinas respondieron lanzado proyectiles que causaron la muerte de un israelí y varios heridos, como respuesta a una incursión armada que ellos consideran a toda luz criminal.

Los ataques se suscitaron luego de conocida la decisión del primer ministro israelí, Ehud Olmert, de ampliar el conjunto de medidas contra los asaltos palestinos, como respuesta a los lanzamientos de mas de 400 cohetes caseros Qasam de parte de organizaciones palestinas sobre centros poblados del sur de Israel a 20 y 40 kilómetros de la Frontera de Gaza, hecho que constituye, a consideración del gobierno Israelí, una clara violación del acuerdo de no agresión tácito al cual ambos sectores se habían comprometido tiempo atrás, gracias a la mediación de Egipto, el cual mantuvo una relativa calma en esa región. Al mismo tiempo, Olmert no dudó en señalar que el enemigo de Israel no es el pueblo palestino sino Hamas y, asimismo, se comprometió a evitar una crisis humanitaria en Gaza, teniendo en cuenta que la alimentación del 50% de la población establecida en dicho territorio depende directamente de la ayuda humanitaria.

Como era de esperarse, las voces de protesta contra el ataque israelí en Gaza no tardaron en llegar. La unión Europea reclamó un inmediato fin de las hostilidades en la región y el cese de la violencia desproporcionada.

Los distintos países árabes condenaron categóricamente la ofensiva israelí. En un pronunciamiento presidencial, Egipto censuró el ataque y calificó a Israel de fuerza de ocupación señalándolo como el único y directo responsable por los cientos de muertos y miles de heridos.

Por su parte, Estados Unidos, único defensor de Israel en este nuevo episodio de violencia, llamó al gobierno de Olmert a la cautela en su operación en la Franja de Gaza y culpó al movimiento radical islámico Hamas por lo ocurrido. Condoleza Rice, Secretaria de Estado del gobierno de Bush, dijo que su gobierno condena fuertemente los repetidos ataques con cohetes y morteros contra Israel y responsabiliza a Hamas por romper el cese del fuego y la nueva violencia en Gaza.

Entre tanto, en Palestina, dos fueron las respuestas que se han hecho escuchar. Por una lado, el líder de Hamas en la Franja de Gaza, Ismail Anilla, señaló que los ataques no los doblegarán, y amenazó con desatar un infierno para vengar a sus muertos, incluyendo posibles atentados suicidas en el propio Israel. Y por el otro, el presidente palestino Mahmud Abbas, del partido Al fatal (rival de Hamas), calificó de criminal la ofensiva aérea israelí y pidió la intervención de la comunidad internacional.

Este es pues el panorama de incertidumbre y el clima de violencia que se vive en esa región desde hace 9 días. No obstante, muchas son las interrogantes que saltan a la vista, como por ejemplo ¿Dónde está ubicada la Frontera de Gaza? ¿Qué o quiénes son los miembros de este grupo islámico radical de nombre Hamas? ¿Cuáles son los problemas internos que atraviesan tanto Palestina como Israel y si éstos tornan más difícil la búsqueda de soluciones al conflicto? Quizá la respuesta a estas interrogantes puedan ayudarnos a comprender con mayor precisión la naturaleza del problema, el alcance del mismo y las posibles soluciones a las cuales pudiera arribarse de cara al cese de las hostilidades y la normalización de la situación.

En principio, habría que decir que la Franja de Gaza es un territorio palestino ubicado junto a la costa mediterránea rodeado en gran parte por Israel. Al sur limita con Egipto y es una de las zonas con mayor densidad demográfica del mundo, en ella habitan más de un millón y medio de personas en apenas 360 kilómetros cuadrados. Entre 1948 y 1967 el territorio fue administrado por Egipto, hasta que en 1967 Israel ocupó la franja e inició la construcción de asentamientos judíos. De manera aproximada, podemos decir que el 50 % de su población es menor de 15 años, cuya vida ha estado marcada por la violencia y la falta de alimento, entre otros problemas sociales. Sin lugar a dudas, no exageramos al señalar que la Frontera de Gaza es un territorio altamente explosivo y que hoy en día esta región arde más fuerte que nunca.

Siguiendo la línea de las declaraciones del gobierno Israelí, nos queda claro que este conflicto no es una confrontación entre dos gobiernos, el palestino e israelí, respectivamente, sino entre Hamas e Israel en Gaza.

Hamas es un movimiento radical palestino, que tiene por objetivo la instalación de un gobierno islámico y no reconoce la existencia de Israel. Como se sabe, su posición es contraria a la de Al Fatal, el partido de gobierno encabezado por Mahmud Abbas, el cual representa el nacionalismo palestino y sí reconoce al Estado Hebreo.

Ahora bien, si nos fijamos en el mapa de la región, podremos apreciar que el territorio palestino se encuentra dividido en dos: la Franja de Gaza, donde Hamas ostenta el control político y militar de la región, desde junio del 2007, fecha en la cual expulsó al gobierno oficial. El otro es Cisjordania, ubicada a 50 kilómetro aproximadamente de Gaza. Aquí se encuentra la capital y la sede del gobierno palestino de Mahmud Abbas, uno de los más importantes líderes del partido reconocido como un personaje por demás cercano al histórico Yasser Arafat, considerado el padre de la nación palestina. Entonces luego de mirar el mapa de la región, podemos afirmar que los palestinos no pueden pasar de un lado a otro de su territorio sin atravesar Israel, situación sin lugar a dudas bastante compleja y problemática, más si se tiene en cuenta el sin número de incidentes de violencia y terror suscitados y perpetrados por ambos Estados.

No obstante todo ello, dado el carácter y temperamento moderado y respetuoso de Abbas, durante los últimos tiempos el gobierno israelí ha venido manteniendo acercamientos importantes con su administración, siempre con el visto bueno de los Estados Unidos, el principal apoyo de Israel, país que no ha dudado en reconocer a Abbas como un interlocutor válido en las conversaciones sostenidas de cara a la búsqueda de una salida definitiva a una problemática que lleva años sin resolver.

Por su parte, del lado israelí, la situación no deja de ser menos compleja, más si tenemos en cuenta que la respuesta política que sus líderes ofrezcan ante el mundo y, sobre todo, ante los suyos, será pensada tomando en cuenta la fecha del 10 de febrero, día en el cual los israelíes acudirán a las urnas a elegir al primer ministro que sucederá a Olmert del partido de centro Kadima.

Dos son los principales candidatos para esas elecciones, Tzipi Livni, la actual ministra de Relaciones Exteriores. Livni, había sido acusada de presentar una posición débil frente a los palestinos, de allí su preocupación y su cambio de discurso en los últimos tiempos, tanto ella como su partido, pretenden mostrarle al votante israelí, preocupado por su seguridad y por la de sus hijos, más luego de los ataques en el sur de su país perpetrados por Hamas, una nueva cara, una posición mucho más férrea y dura frente a los palestinos. El otro candidato es Benjamín Netanyahu, líder del partido derechista Likud, cuya posición, como la de su partido ha sido siempre la de no ceder ni un milímetro frente a los reclamos palestinos y castigar y responder con contundencia cada uno de sus ataques. En ese escenario, son pocas las posibilidades que se tienen de escuchar por parte de los líderes israelíes algunas voces que promuevan el diálogo pacífico y democrático, más cuando ambos partidos y candidatos a la jefatura del gobierno israelí, pretenden ser vistos no como los promotores de la buena vecindad sino más bien como auténticos halcones guardianes de la seguridad de sus nacionales.

Es cierto que hace seis meses atrás, Israel negoció por intermedio de Egipto una tregua de no agresión con Hamas. Pero no es menos cierto, que las violaciones al acuerdo de cese al fuego se produjeron por ambas partes y no sólo por el lado de Hamas. Por ejemplo, una acción armada israelí ocasionó en el mes de noviembre pasado la muerte de seis integrantes de Hamas. En ese sentido, habría que preguntarse si la respuesta de Israel al ataque de Hamas, no es más que la respuesta a una respuesta anterior de Hamas a este tipo de ataques de las fuerzas israelíes. Sin embargo, debemos de condenar con total dureza y contundencia el ataque israelí, por considerarlo absolutamente desproporcionado y falto de toda justificación , y ello porque nadie puede sostener que más de 500 muertos o la invasión terrestre de dicho territorio sea una respuesta paritaria a un lanzamiento de cohetes que casi nunca ocasiona la muerte de nadie (en ocho años han matado a 16 israelíes, de acuerdo a lo señalado por el corresponsal del diario El País de España Angel Bastenier, quien ha cubierto durante más de 30 años los sucesos en la región del Medio Oriente).

En síntesis, dadas las condiciones antes descritas, y sobre todo teniendo en cuenta la problemática interna de palestinos e israelíes, todo parece indicar que la posibilidad de un acercamiento entre ambos gobiernos es casi imposible y por tanto el restablecimiento de la paz y normalidad es cada vez más un sueño, una utopía y no una próxima realidad. No obstante ello, será la historia la que juzgue a los actores que hoy en día parecen regocijarse con la muerte y el sufrimiento de miles y miles de seres humanos en esa región, actores que muchas veces gozan de la complicidad o la anuencia de la comunidad internacional, la cual simplemente prefiere mirar a otro lado y ponerse de perfil cuando se trata de asumir la responsabilidad política y ética de sancionar con contundencia acciones que lesionan los derechos más elementales de la humanidad como las cometidas en esta oportunidad por el gobierno de Israel.

Rafael Rodríguez Campos

Etiquetas: , , , , , , , , ,

2 comentarios:

A las 6 de enero de 2009, 11:39 , Blogger Vanderhugo ha dicho...

Ola

muito bom o seu blog.

Gostei demais do texto sobre Israel.

Parabéns.. voltarei sempre para visitar...

 
A las 7 de enero de 2009, 15:29 , Blogger RAFAEL ha dicho...

gracias por su lectura y por su comentario.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal